Paneles solares con finalidades sanitarias.

La energía solar es la energía del futuro. Podría ser la del presente si las administraciones, especialmente desde Madrid, se hubieran puesto las pilas antes. En cualquier caso, ahora es un buen momento para apostar fuerte. Y eso es lo que piensa hacer Área Metropolitana Barcelona, que aspira a triplicar la potencia de la energía solar que genera de cara a finales de año.

Para conseguir este aumento AMB instalará 16 nuevas instalaciones fotovoltaicas aprovechando las cubiertas de los edificios. A la vez, se crearán 12 nuevas fotolineras, que son las gasolineras que sirven para cargar los vehículos eléctricos, y que se nutrirán así de energía solar.

La operación costará unos seis millones de euros que se financiarán con fondos europeos. Precisamente Europa es una gran valedora de la energía solar y, en general, de las otras renovables. Países con tan poco sol como Alemania, por ejemplo, cuentan con grandes infraestructuras para atraer rayos de sol y transformarlos en electricidad.

AMB está actualmente diseñando planes personalizados para que cada municipio pueda conocer su potencial de generación y así priorizar las inversiones. El objetivo del proyecto es garantizar que en 2030 la totalidad de edificios municipales y el alumbrado público de 35 municipios se alimenten de energías renovables.