Precios justos y contratos más seguros

Aunque el sector inmobiliario niega que haya una burbuja, los precios de los alquileres siguen subiendo, y empujan a los vecinos fuera de sus casas, incluso de sus barrios. Es evidente que el sector no se autorregula como debiera, pero nadie se atreve a legislar para frenar esta situación.

Hasta ahora. La Generalitat, pionera habitual en legislación social, también lo será en materia de alquiler de viviendas.

LÍMITE DE PRECIOS
El departamento de justicia de la Generalitat prepara una ley que hará posible la limitación del precio de los arrendamientos en las zonas con alta demanda acreditada de pisos de alquiler. Esto permitirá a los ayuntamientos limitar los precios de mercado.

La medida se aprobará por decreto, para evitar el bloqueo de los partidos que se han mostrado tradicionalmente esquivos al control de precios. A pesar de que algunos se llenan la boca hablando de cuestiones sociales.

Con el decreto en marcha la Generalitat activará la segunda fase del proyecto. Una reforma de Código Civil que permitirá actualizar buena parte la normativa, obsoleta en muchos casos en pleno siglo XXI.

Entre los cambios está, por ejemplo, la obligación de incluir en los contratos de alquiler fotos o vídeos para comprobar el estado del piso. Así, la decisión sobre retornar o no la fianza ya no dependerá de la arbitrariedad del propietario, sino de las pruebas audiovisuales,