Se trata de kits educativos para aprender oficios en clase o en casa.

Se trata de kits educativos para aprender oficios en clase o en casa.

La pandemia ha revolucionado la enseñanza. Para bien y para mal. Porque si en determinadas circunstancias ya es difícil la formación presencial, la virtual lo complica todo un poco más. Especialmente para los alumnos de familias que pasan por dificultades.

En El Llindar, un centro de segundas oportunidades de referencia y ubicado en Cornellà, hacen muchas actividades profesionales, artísticas, en las que se rescatan aprendizajes de oficios. A ellos les gusta decir que enseñan a pensar con las manos. La dificultad de la obligada digitalización les ha afectado en todos los aspectos de esta manera de aprender. Sin poder ir al taller, sin acceso a las máquinas había que inventar algún tipo de material físico que se pudiera llevar a casa. Pero que no fuera solo una caja llena de objetos sino una manera de hacer escuela en la distancia.

Así, Begonya Gasch, directora de El Llindar, encargó a la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) una especie de herramienta portátil que permitiera mantener el aprendizaje vivencial de oficios pensado para un alumnado con un recorrido académico y vital lleno de dificultades. Y ya la tenemos.

UN KIT PARA CADA OFICIO

Siguiendo los parámetros indicados, Susana Tesconi, profesora de la UOC, ha creado una serie de kits didácticos para los diferentes oficios que se enseñan en el centro: uno genérico, otro textil un kit básico de electricidad y uno de mecánica.

«Nuestra idea era trabajar conceptos que pueden resultar complicados, como un esquema de electricidad, de una manera manipulativa y con artefactos físicos, que sea posible usar en casa… y en clase. No trabajamos para la COVID-19. Todas las decisiones que tomamos, lo que diseñamos, se puede utilizar presencialmente o a distancia», aseguran Begonya y Susanna, que han colaborado en diseño de la herramienta.

A lo largo de los dos próximos trimestres se enviarán kits a más de 200 alumnos de los estudios postobligatorios de El Llindar y, en los próximos cursos, a los de enseñanza obligatoria.