Una decena de vecinos del barrio de Zona Nord, en Nou Barris, han participado en un proyecto apasionante de la cooperativa de cultura audiovisual Drac Màgic. A partir de fragmentos cinematográficos que se han quedado grabados en las retinas de toda una generación se ha indagado en los recuerdos y experiencias de estas personas, para mantenerlos vivos.

El documental Imatges, records i barris plasma los imaginarios que el cine ha proyectado en los trayectos vitales de tantas personas y colectivos. Pero no se trata sólo de cine, las películas son más bien una excusa para hablar de otras cosas. Como las salas de cine de dos o más sesiones, o de la censura que había, tanto en el cine como en la vida real.

Han sido dos largos meses de trabajo recordando y comentando películas de grandes héroes y heroínas del pasado, como Sara Montiel o Burt Lancaster. Y, luego, preparando un bello montaje audiovisual que es en sí mismo una película.