Cada año más de 350.000 personas visitan alguna de las cuatro bibiliotecas de la ciudad

Cada año más de 350.000 personas visitan alguna de las cuatro bibiliotecas de la ciudad

Las bibliotecas ya no son solamente salas de lectura o de estudio. Se han convertido en espacios dinámicos que organizan actividades y convocan a la sociedad. Quizás por eso ya no encontramos allí únicamente estudiantes y ratas de biblioteca, sino gente de cualquier pelaje. En 1968 abrió la primera de todas, en la calle Sant Carles, y 50 años después la ciudad dispone de cuatro centros públicos, modernos y accesibles: Central, Can Peixauet, Singuerlín-Salvador Cabré y Fondo. Entre las cuatro organizan 1.500 actividades al año a las que asisten cerca de 45.000 usuarios.

Central (Jardí de Can Sisteré, s/n. )
La más antigua de la ciudad. Dispone de un fondo de 3.795 volúmenes especializado en solidaridad y cooperación. Cuenta con el espacio de lectura dirigido a familias con más documentos.

Fondo (Massenet, 28)
Se inauguró en 2014. El espacio Cuines del Món dispone de cerca de un millar de documentos dedicados a la gastronomía y una cocina para talleres. También cuenta con un fondo LGBI.

Can Peixauet (Av. de la Generalitat, 98)
Da servicio a los barros del sur. Dispone del mayor fondo documental en el género fantástico y la ciencia ficción: más de 5.000 volúmenes, la colección más grande de Catalunya.

Singuerlín – Salvador Cabré (Pl. Sagrada Família, s/n.)
Da servicio a los barrios situados al pie de la Serralada de Marina. Está especializada en cine de autor y en documentales. También cuenta con un fondo especial de series de TV.