La limpieza manual de residuos es clave para mantener limpias las playas.

La limpieza manual de residuos es clave para mantener limpias las playas. – Foto: AMB

De la misma manera que la ropa sucia no se recoge sola, tampoco la basura de las playas desaparece por arte de magia. Es uno de esos servicios ingratos que pagamos todos con nuestros impuestos… Bueno, casi todos.  Y no es poca cosa. En 2020, año de pandemia y con las playas a medias, se recogieron 353.171 kilos.

Los residuos playeros proceden de las papeleras y los contenedores semienterrados, de la limpieza manual de arena, restos vegetales y sólidos orgánicos, como animales muertos que llegan a la orilla. Todos ellos se contabilizan y se trasladan a la planta de tratamiento que les corresponde. Los de papeleras y contenedores van a la plata de cribaje de Molins de Rei, los de la limpieza manual y mecánica los llevan a la planta de transferencia de Viladecans, y en cuanto a los vegetales, acaban en la planta de compostaje de Castelldefels.

AMB se encarga de la recogida, el transporte y el tratamiento de residuos de todas las playas del litoral metropolitano, excepto las de barcelona, que las recoge y gesiona el propio ayuntamiento.

En 2020 se han contabilizado casi seis mil kilos menos de basura que en 2019, la gran mayoría, entre los meses de junio a septiembre. La diferencia se debe, obviamente, a la crisis sanitaria, el confinamiento domiciliario y a las restricciones.