Un plan estricto contra la obesidad infantil

El próximo será un otoño caliente, en cuanto a la pérdida de peso. Ya hace años que hablamos del problema de la obesidad infantil, pero pasa el tiempo y las cifras siguen empeorando. Por eso los médicos han presionado a la Generalitat para que tome medidas drásticas.

En septiembre se pondrá en marcha un plan que actuará en los centros médicos, los colegios e incluso en las casas, poniendo énfasis en la alimentación, la actividad física, el sedentarismo y las horas de sueño. Padres, profesores y personal de atención primaria deberán remar en la misma dirección para que los pequeños no tengan peor salud que sus padres por culpa de la obesidad.

Para empezar, el programa arrancará con una prueba piloto en la Mina, el barrio con más problemas registrados de obesidad infantil.

CASI UN 40%
Según datos de la Generalitat de Catalunya un 35,6% de los chavales de entre 6 y 12 años sufre obesidad o sobrepeso. Lejos de disminuir, las cifras aumentan progresivamente, lo que nos aboca a una generación de jóvenes con problemas cardiovasculares. Y lo que es mucho peor. Con malos hábitos adquiridos, muy difíciles de cambiar.

Las cifras evidencian que las clases sociales menos favorecidas son muchos más vulnerables, de ahí que los colegios y la atención primaria tengan un papel fundamental en este reto de país.