Así son los sensores que llevarán los trabajadores de Sant Adrià. – Foto: Aj. Sant Adrià

Si hace pocos días hablábamos de nanosatélites, ahora toca hablar de nanosensores, los que servirán para mejorar la calidad del aire en Sant Adrià de Besòs. Se trata de un proyecto europeo impulsado por AMB para luchar contra la contaminación con herramientas de bajo coste ideales para los municipios.

La prueba tiene como finalidad medir la calidad del aire en movimiento mediante seis pequeños sensores y captadores pasivos distribuidos entre trabajadores municipales, que los portarán durante seis horas al día, y otros fijos, ubicados en una estación de medición en la calle Olímpic. Los nanosensores en movimiento permitirán evaluar la calidad del aire en varios emplazamientos: espacios naturales, agrícolas, industriales o zonas urbanas. Y permitirán detectar la presencia de los principales contaminantes atmosféricos que amenazan al territorio metropolitano: CO, NOx, NO2, O3, PM10 i PM2.5. 

Sant Adrià de Besòs y l’Hospitalet, además de Sant Cugat, participan en la prueba piloto del proyecto. En los tres municipios se instalarán paneles informativos donde se mostrarán los datos y recomendaciones para la ciudadanos. Los resultados obtenidos servirán para comprobar la efectividad del proyecto y valorar la ampliación a más municipios.

Con este proyecto AMB quiere probar los nuevos avances que suponen los nanosensores aplicados a la gestión del aire en las ciudades. Una de las primeras consecuencias será la realización de un mapa de puntos especialmente conflictivos donde aplicar, en un futuro, aplicar medidas excepcionales: conversión de calles en zonas peatonales, creación de zonas de bajas emisiones, fomento de los desplazamientos a pie o en bicicleta, promoción del vehículo eléctrico, puntos de recarga y campañas de sensibilización dirigidas a la ciudadanía.

Estación fija de medida ubicada en la calle Olímpic.

Estación fija de medida ubicada en la calle Olímpic.