Imagen de la residencia de mayores de la Torrassa, en l'Hospitalet. Foto: ACN-Laura Fíguls

Imagen de la residencia de mayores de la Torrassa, en l’Hospitalet. Foto: ACN-Laura Fíguls

La Generalitat ha actualizado el protocolo de seguridad en las residencias catalanas para permitir más visitas y salidas cortas a los internos. La posibilidad de recibir visitas queda desvinculada del riesgo de rebrote del municipio y pasa a depender de las circunstancias del centro.

Los centros se clasifican como verdes, naranjas o rojas, en función de los casos de covid-19 que haya. En los verdes no hay caso alguno, por lo que se puede visitar a los familiares normalmente. En las residencias en situación naranja hay cinco casos o menos. Allí también se admitirán visitas de familiares, pero sólo en las llamadas zonas verdes, o sea, en las que se pueda garantizar la no propagación del virus. El 95% de las residencias de Catalunya se encuentran actualmente en situación verde o naranja.

Hay que tener en cuenta que cerca del 40% de los internados en Catalunya padece algún tipo de deterioro cognitivo y el aislamiento contribuye a agravar su situación. Por eso la Generalitat ha decidido ampliar el régimen de visitas, siempre y cuando se pueda garantizar la seguridad de internos y familiares.