Más agua y sedimentos al Llobregat

Las presas estrangulan a los ríos, y a lOs pueblos. Es una buena noticia la decisión de abrir las compuertas de la presa de Baells, en el Berguedà, para aumentar el caudal del río Llobregat. No sólo bajará más agua, sino que esta medida facilitará el transporte de sedimentos, cosa que repercutirá en el Delta.

Desde el mes de mayo el cauce del río lleva más agua, y así se reperfila la ribera, se mueven los sedimentos, y aparecen nuevos hábitats para la fauna. La mayor cantidad de agua también sirve para limpiar las algas y los macrófitos y la oxigenación del agua, entre otras.

MÁS SEDIMENTOS
Resulta que los ríos también pueden recibir inyecciones. En este caso de sedimentos. Esto se hace para movilizar los que quedan retenidos en la presa. Se liberan río abajo para ver como forman nuevos hábitats a lo largo del río y especialmente en la desembocadura.

Mientras tanto un equipo de inspectores sigue la operación de cerca para documentar los cambios que suceden. Los datos obtenidos servirán para dimensionar, en el futuro, un plan estratégico de conservación del río.

Estas medidas están contempladas en la planificación hidrológica catalana vigente y se llevan a cabo siempre que las condiciones lo permiten, como en esta ocasión en el Llobregat.

Podríamos decir que es una medida de mantenimiento y mejora de nuestros ríos y deltas.