Aportaciones de agua al Llobregat

La recuperación del río Llobregat es uno de los grandes logros de los últimos años. De estar prácticamente desahuciado a ser una fuente de riqueza para los municipios del Baix. Todo ese progreso hay que mantenerlo. Por eso este mes han empezado las pruebas destinadas a mejorar la calidad medioambiental del tramo final del río. La idea es poder echarle una mano aportando agua al curso fluvia actual desde la población de Molins de Rei y, paralelamente, hacer un seguimiento para evaluar sus efectos.

La previsión es que el 50% del caudal hasta la desembocadura sea de agua regenerada, producida en la estación de la depuradora del Prat de Llobregat. Es una medida prevista que da continuidad a los trabajos llevados a cabo por un comité de doce expertos constituido a finales de 2018, con el objetivo de estudiar como el agua regenerada puede incrementar el caudal del río y mejorar los recursos hídricos a lo largo de todo el recorrido.