Los mercados locales serán clave para recuperar la actividad del Prat de Llobregat.

Los mercados locales serán clave para recuperar la actividad del Prat de Llobregat.

El aeropuerto del Prat de Llobregat ha recibido la acreditación de “aeropuerto seguro” según las recomendaciones de las autoridades aeronáuticas internacionales y las guías de la Organización Mundial de la Salud. El título no es uno de esos que se regalan en algunas universidades de medio pelo, sino que es una consecuencia de las medidas tomadas:

  • 439 mamparas instaladas en mesas de facturación, puertas de embarque, controles sanitarios, salas VIP o información al pasajero.
  • Pantallas digitales y carteles de toda la vida recordando los mensajes clave: mascarilla, distancia personal higiene de manos.
  • Marcas de distanciamiento social a lo largo de la instalación y anulación de asientos para recordar las normas.
  • 351 dispensadores de gel hidroalcohólico y otros elementos contactless, como grifos.
  • Próximamente se instalarán también secamanos con filtros HEPA.

 LOS VUELOS LOCALES SALVARÁN EL PRAT

A pesar de la caída de los viajeros por culpa de la pandemia, AENA está decidida a apostar por el aeropuerto del Prat. Quiere convertirlo en un hub intercontinental, un punto de salida y llegada de vuelos entre continentes.

Así, la empresa empieza 2021 con el reto de buscar un consenso con las administraciones para ampliar la tercera pista, avanzar en la construcción de la terminal satélite y recuperar los vuelos intercontinentales, después del duro golpe de perder a Norwegian Airlines.

Según los expertos en el negocio, la recuperación del sector pasa por los hubs consolidados, pero también los mercados locales de las grandes ciudades son muy importantes. Por este motivo el Prat se debería recuperar mucho más rápido que aeropuertos secundarios, como Girona o Reus.

Al contrario de lo que podría parecer, el turismo y los reencuentros familiares van a ser un motor más decisivo que los viajes de negocios.

En cuanto a la tercera pista y a la terminal satélite, de momento deberán esperar, aunque siguen siendo apuestas de futuro.