Els veïns ofereixen l’espai davant del Museu Blau.

Después de que el ayuntamiento rechazara la ubicación de un nuevo museo en el puerto, varias entidades de Sant Martí se han puesto de acuerdo para ofrecer un gran espacio disponible en el Fòrum, frente al Museo Blau.

El nuevo museo sería una franquicia del Museo Hermitage de San Petersburgo, uno de los más prestigiosos del mundo, que unos inversores extranjeros quieren instalar en Barcelona. Por su vinculación con el centro ruso, la nueva instalación podría disponer de las maravillosas colecciones del Hermitage original.

Concretamente, los vecinos proponen un descampado entre la Torre Telefónica y la Universitat Politècnica, justo delante del Museu Blau, una zona bien comunicada y con una buena oferta de comercio y restauración. El museo contribuiría a revitalizar la zona, atrayendo a miles de turistas. Además, el nuevo espacio satisface los deseos del ayuntamiento, que ha vetado el puerto por ser un lugar con difícil acceso y que ya está bastante colapsado por el turismo