El área de Gran Vía que se convertirá en un centro de biomedicina.

La próxima renovación urbanística en l’Hospitalet no será algo estético, sino que creará el entorno adecuado para que la ciudad desarrolle un clúster biomédico de referencia en Europa. Lo de clúster significa que se reunirán en un mismo espacio todos los servicios y empresas relacionados con la biomedicina, para facilitar el contacto, el intercambio de conocimiento y los negocios. El sitio elegido es el último tramo de la Gran Vía, una vez soterradas las vías del tren.

El llamado clúster lo forman los hospitales de Bellvitge, Duran y Reynals, Sant Joan de Déu y centros de investigación como el Institut Català d’Oncologia, el Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge y la Universitat de Barcelona. Una vez puesto en marcha atraerá numerosas empresas públicas y privadas. La previsión es que generará unos 20.000 puestos de trabajo, en general, algunos de ámbito sanitario y otros del sector servicios.

El Ministerio de Industria se ha apuntado a última hora a un proyecto de largo alcance impulsado por los ayuntamientos de l’Hospitalet, Esplugues i la Generalitat.