La Generalitat ha puesto en marcha un proytecto piloto para enseñar islamismo en clase. La Generalitat ha puesto en marcha un proytecto piloto para enseñar islamismo en clase.

Varias escuelas públicas de Catalunya enseñan islamismo desde este curso.

Seis centros públicos de Catalunya han comenzado a impartir religión musulmana como materia optativa. Se trata de una iniciativa piloto puesta en marcha por la Generalitat que incluye, de momento, seis centros de Girona, Tarragona y el Baix Llobregat. En total, hay 90 alumnos inscritos.

Los tres profesores que darán la asignatura han sido propuestos por la Unió de Comunitats Islàmiques de Catalunya y validados por la Generalitat. Cuentan con la titulación adecuada: grado en educación primaria o máster de secundaria; el nivel C de catalán y un certificado de idoneidad de la Comissió Islàmica.

Los centros se han elegido en función de la demanda de las familias. En cualquier caso son escuelas o institutos donde ya se enseña alguna otra religión: católica o evangélica.

UNA CUESTIÓN DE LEY

Por ley, las escuelas públicas pueden ofrecer clases de religión católica, judía, musulmana o evangélica. Los judíos no lo han pedido nunca, pero más de mil familias musulmanas catalanas han reivindicado su derecho en los últimos años. Se trata de un derecho legítimo y, de hecho, en comunidades autónomas que se han negado, las familias han acudido a los tribunales, y han ganado.

En este conflicto la Generalitat ha optado por la conciliación. Se integra la medida como un elemento normalizador y para fomentar la convivencia en los centros que garanticen por lo menos diez alumnos por clase.

CULTURA DE LAS RELIGIONES

Aun así, la primera intención de la Generalitat era muy diferente. Desde hace tiempo hay en el cajón la propuesta de una asignatura común a todos los alumnos, que podría llamarse cultura de las religiones y que abordaría el hecho religioso desde varios puntos de vista. Pero la ley estatal, de momento, no admite esta opción.