La acción también ha sido un homenaje a los voluntarios.

La Basílica de la Sagrada Familia y las diez Cáritas con sede en Catalunya han organizado un gran evento en pleno confinamiento. Ayer la la fachada del nacimiento se iluminó de rojo como muestra de apoyo por la tarea que Cáritas está llevando a cabo en estos momentos de emergencias. Y por el papel que todavía jugará en las próximas semanas. El color rojo se ha elegido como sinónimo de amor, caridad, esperanza

La acción es también una llamada a la solidaridad, porque la organización ha visto como se han multiplicado por tres las peticiones de ayuda desde que se decretó el estado de alarma. Para sufragar todas estas necesidades, la entidad puso en marcha, hace dos semanas la campaña #Caritasx3 para ayudar a las personas y las familias más afectadas por la crisis de la coivid-19.

Precisamente, este martes es un día señalado para colaborar en las buenas causas: el #GivingTuesdayNow. Una  iniciativa impulsada por Giving Tuesday Global con el objetivo de dedicar un día mundial a la generosidad, donaciones y unidad, en esta ocasión como respuesta a la emergencia social y sanitaria causada por el COVID-19.