Se cumplen 50 años de la puesta en marcha de una prueba clave para los bebés

No hay nada que preocupe más a unos padres que la salud de sus hijos, especialmente cuando todavía son sólo bebés. ¡Son tan delicados y vulnerables! Queremos estar seguros de que todo va bien. Afortunadamente hay una prueba médica muy efectiva y que está de enhorabuena en 2019. Este año se cumplen 50 años del primer cribaje neonatal hecho en Catalunya, lo que comúnmente se llama: la prueba del talón. Desde 1969 todos los niños que nacen en Catalunya, cerca de tres millones, se someten a un pinchazo en el talón para detectar precozmente determinadas enfermedades poco frecuentes que pueden comprometer muy seriamente su calidad de vida.

El programa de detección precoz neonatal se ha ido ampliando con el paso de los años y actualmente incluye hasta 24 enfermedades minoritarias e integradas en más de 7.000 condiciones clínicas que tienen una baja incidencia en la población.

UN PINCHAZO SUPERFICIAL
La prueba del talón habitualmente se lleva a cabo en el centro maternal, a las 48 horas del nacimiento. Consiste en un pinchazo superficial en uno de los talones del bebé para extraer unas gotas de sangre y dejar que impregnen en un papel absorbente homologado que se lleva a analizar a un laboratorio.

La mayoría de los recién nacidos no sufre ninguna de las enfermedades incluidas en el programa, cosa que transmite una gran seguridad a los padres recientes.