Trabajadores de Nissan esperando para entrar e en la fábrica. Foto: ACN Aina Martí.

Trabajadores de Nissan esperando para entrar e en la fábrica. Foto: ACN Aina Martí.

Nissan cierra finalmente sus puertas. Sin embargo, otras empresas del sector industrial ya han puesto sus ojos en la mitad de los terrenos de la empresa japonesa, según el Consorci de la Zona Franca. Eso significa que no todo está perdido, porque nuevas empresas están dispuestas a a apostar por Barcelona y el Área Metropolitana, ahora que Nissan ha decidido marcharse.

Según la directora del Consorci los 518.000 metros cuadrados ocupados por Nissan hasta finales de año han suscitado un gran interés por parte de empresas de la llamada última milla, es decir, empresas del sector transporte que se ocupan de llevar los paquetes adquiridos mediante comercio electrónico hasta el cliente final. Albergan los envíos procedentes de todo el mundo y los distribuyen por la ciudad.

En cualquier caso, la empresa o empresas que se instalen deben comprometerse a dinamizar el territorio con la creación de puestos de trabajo de calidad y el posicionamiento de Barcelona  como un referente en innovación y tecnología.