Imagen de la planta de incineración de residuos.

Imagen de la planta de incineración de residuos.

La incineradora de residuos es la cara más negativa de Sant Adrià, sin embargo, parece que Grupo Tersa quiere cambiar su imagen, poco a poco. Para empezar, ha anunciado que reducirá la mitad de las emisiones de óxido de nitrógeno a partir de 2021.

No es cuestión de voluntad, sino de tecnología. La instalación de un nuevo sistema catalítico para la gestión de gases en la quema de residuos permitirá rebajar los niveles actuales hasta una tercera parte del límite que las autoridades europeas han marcado como tope para 2023.

El sistema consiste en una gran caja donde se introducen determinadas reacciones químicas para reducir las substancias que arrastran los gases procedentes de la combustión. Es como el catalizador del motor de un coche, pero trasladado a una escala enorme, según aseguran desde Tersa.

El invento reducirá el nivel de emisiones de óxidos de nitrógeno, las emisiones de partículas y mejorará la eficiencia energética de la planta.