Nou Barris acogerá un dentista para las familias más apuradas.

Vía libre para el dentista público. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ha avalado el servicio público de odontología desarrollado por el ayuntamiento de Barcelona, dirigido a personas con problemas bucodentales que no pueden costearse un especialista privado. El proyecto permanecía suspendido después de que el Colegio de Odontólogos y Estomatólogo  lo denunciara por causarles un daño irreparable y pidiera la paralización del servicio hasta conocerse la sentencia. Ahora, la sentencia suspende las medidas cautelares y permite que el servicio se ponga en marcha.

La previsión es que este servicio, que se ubicará muy probablemente en Nou Barris atenderá unas 36.000 personas al año, con unos precios que podrían ser de hasta un 40% menos que los habituales del sector. Para acceder al servicio se deberá pasar primero por el médico de familia del CAP correspondiente, que debe certificar que el caso cumple los requisitos.