Un grupo de ocas se pasea tranquilamente por el Delta del Llobregat.

Un grupo de ocas se pasea tranquilamente por el Delta del Llobregat.

Muchas familias no pueden pensar ni siquiera en vacaciones este año. Pero las que pueden hacerlo planean quedarse en Catalunya, y eso podría beneficiar a todas las familias del país. Es quizás la mejor manera de garantizar puestos de trabajo en el sector turístico, especialmente en el turismo local.

Según un estudio de la consultoría turística Tourislab de todos los encuestados catalanes que harán vacaciones este verano un 52% han elegido algún destino en Catalunya. El estudio, con muy ojo, se llama #Tornaremafertursme

Los resultados indican que más del 75% de los viajeros catalanes dedicarán una semana, como mínimo, a sus vacaciones, y buscan destinos sin aglomeraciones y cerca de la naturaleza. Lo que ahora viene a llamarse: viajes Covid-free. Entre las actividades más demandadas, destacan los paseos por la naturaleza o la visita a pueblos y ciudades. También las propuestas gastronómicas, que son la primera opción para las parejas.

Lógicamente la Costa Brava, los Pirineos o las Terres de l’Ebre se cuentan entre los principales destinos favoritos. No obstante, este cambio de tendencia podría ser muy importante para destinos más urbanos, pero muy atractivos como los municipios del Baix Llobregat, que pueden ofrecer paseos y actividades por los Espais Naturals del Delta y una gran oferta gastronómica procedente del Parc Agrari.  Las playas de Badalona y algunos entornos del Barcelonès Nord también podrían beneficiarse de la nueva tendencia: vacaciones Covid-free.