Centro abierto Càritas Torre Baró Foto: @dani_codina

Centro abierto Càritas Torre Baró Foto: @dani_codina

El centro abierto Torre Baró ha reabierto sus puertas una vez finalizado el estado de alarma. Gracias al acuerdo entre el ayuntamiento y Cáritas Diocesana ya se han llevado a cabo actividades en grupos reducidos de un máximo de 5 niños. Con la fase de reanudación iniciada por la Generalitat ya podrán hacerse actividades con grupos de hasta diez niños, siempre sujetos a la normativa de protección sanitaria. Durante los meses de julio y agosto el centro realizará actividades de campus de verano para que los niños y adolescentes disfruten de actividades de ocio que no han podido realizar durante el confinamiento

Este acuerdo llega después de casi medio año de trabajo conjunto entre el Instituto Municipal de Servicios Sociales, Cáritas y el distrito de Nou Barris para garantizar la continuidad del proyecto, en un contexto donde las necesidades se han visto agravadas por la crisis económica generada por la COVID-19 y donde la acción comunitaria juega un papel fundamental en el acompañamiento a niños y familias. “Los recursos que tenemos a nuestro alcance son limitados, y es difícil tomar decisiones en estos momentos tan complejos. Durante el período de confinamiento, Cáritas Diocesana de Barcelona ha realizado seguimiento online de la situación de los niños y las familias del centro. Ahora que ha reactivado su actividad, queremos que las familias y los niños se reencuentren con los amigos y amigas, y que puedan disfrutar de los campus de verano y del nuevo curso que empezará en septiembre”, ha indicado Eduard Sala, responsable de acción social de Cáritas Diocesana de Barcelona.

NIÑOS Y ADOLESCENTES
El equipamiento vinculado al barrio de Torre Baró desde hace 30 años ha visto crecer una gran multitud de niños y niñas, pero la esencia se ha mantenido intacta: el proyecto atiende a niños y adolescentes en situación de pobreza y exclusión social, con el objetivo de mejorar sus oportunidades y condiciones de vida. En un horario de lunes a viernes de 16h a 20h, los niños de entre 5 y 13 años que viven en los barrios de Vallbona, Ciutat Meridiana y Torre Baró tienen la oportunidad de dirigirse al centro abierto: allí realizan refuerzo escolar, talleres, manualidades, clases de informática, actividades lúdicas y otras acciones básicas que ayudan al crecimiento y desarrollo integral del niño.

Con plazas para 50 niños y adolescentes y la participación de 35 familias, el centro cuenta con educadores sociales, monitores y voluntarios que velan por garantizarles un desarrollo personal y educativo, organizan las actividades diarias y ofrecen una atención personalizada con la promoción social como objetivo.

Excursión a Vallvidrera. Foto: @dani_codina

Excursión a Vallvidrera. Foto: @dani_codina