La Sala Apolo será el escenario de la gran prueba de test rápidos de Can Ruti.

La Sala Apolo será el escenario de la gran prueba de test rápidos de Can Ruti.

El festival Primavera Sound, Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona y la Fundación Lucha contra el Sida colaboran en un estudio clínico de cribado masivo en eventos de música en vivo. Si funciona, sería la clave para que las salas de fiestas y los grandes eventos recuperen la normalidad.

El estudio tendrá lugar en una fecha aún por determinar del mes de octubre en la Sala Apolo, y está prevista la participación de un millar de personas.

El objetivo del estudio clínico es establecer la eficacia de la realización de tests rápidos de detección de antígenos por SARS-CoV-2 como estrategia de cribado a los participantes en un evento musical en un entorno cerrado.

¿CÓMO SE HARÁ EL ESTUDIO?

Durante todo el día del concierto se harán tests rápidos de antígenos a todos los participantes, que previamente habrán respondido un cuestionario de salud que permitirá descartar las personas con síntomas compatibles con Covid-19 o con patologías previas susceptibles de un mal pronóstico de la enfermedad en caso de contraer la Covid-19.

Más tarde, antes de la apertura de puertas de la sala, se realizará una prueba PCR a la mitad de los participantes, lo que permitirá evaluar la eficacia de los tests rápidos como estrategia de cribado en eventos con gran afluencia de gente. Una vez dentro del local, los participantes deberán llevar en todo momento mascarilla de protección, que sólo se podrán sacar para consumir una bebida en puntos destinados a tal efecto.

El último paso tendrá lugar ocho días después, cuando se realizará otro  test rápido de antígenos a todos los asistentes y una nueva prueba PCR a los participantes a los que ya se les realizó el día del evento. Los resultados serán evaluados por los responsables del estudio y se comunicarán a la opinión pública cuando estén disponibles.

UN PRIMER PASO

Los responsables de la parte sanitaria del concierto serán especialistas de Can Ruti, uno de los hospitales punteros en la investigación del covid-19. Quieren demostrar con un test de antígenos, más rápido que las famosas PCR, que es viable la celebración de eventos multitudinarios, cosa que salvaría unas cuantas economías. Si funciona, sería un primer paso para permitir reuniones con un mayor número de personas: conciertos, teatro o incluso partidos de fútbol, por ejemplo.

Además de poder abrir, las salas de fiestas y conciertos se convertirían en puntos masivos para hacer test. De esta manera dejarían de ser un problema para convertirse en la mejor solución al coronavirus, mientras no se invente una vacuna.