Los centros complejos, como el Institut Escola de La Mina, son vitales para garantizar la educación de los chavales.

Los centros complejos, como el Institut Escola de La Mina, son vitales para garantizar la igualdad.

La Generalitat es consciente del daño que ha hecho el coronavirus en los barrios. Y no sólo a nivel de salud o económico. Todas esas semanas y meses sin escuela han hecho daño en las familias más vulnerables.

Para que el daño no sea irreversible el departamento de educación invertirá 48 millones de euros en las escuelas, y la mayor parte de esa cantidad la recibirán los 500 centros con mayor complejidad.

MEDIDAS CONCRETAS

El llamado Plan de Mejora de Oportunidades Educativas quiere compensar de alguna manera las desigualdades, agravadas por los efectos covid-19. Para empezar, incluye medidas que reducirán las barreras económicas, como el acceso equitativo a las salidas y colonias escolares, la gratuidad de materiales en los centros públicos o facilidades para el acceso a actividades extraescolares.

Un segundo paquete de medidas va dirigido al acompañamiento de los alumnos y conlleva la contratación de más profesionales docentes y educadores sociales.

El tercer bloque de ayudas irá destinado a las familias, con el objetivo de fortalecer los vínculos entre padres e hijos y las relaciones de las familias con los centros educativos.

Finalmente, la última partida, y quizás la más importante, se invertirá en mejorar la comunidad y el entorno del colegio, el único modo de reducir el abandono escolar, la peor amenaza en algunos barrios.