La Generalitat contrata más rastreadores para garantizar la seguridad en las aulas.

La Generalitat contrata más rastreadores para garantizar la seguridad en las aulas.

La clave para que la escuela siga funcionando es tomar todas las precauciones posibles y hacer un seguimiento correcto. Se está demostrando que allí donde actúan rastreadores, responsables de advertir a las personas que han estado en contacto con enfermos de covid-19, se identifican más rápidamente los casos, y se reduce la gravedad. Con este objetivo la Generalitat contratará en los próximos días a 400 rastreadores y gestores de casos. Se sumarán a los 1.400 que ahora mismo ya están trabajando en diferentes departamentos, y sobre todo en los Centros de Atención Primaria.

Por cada caso de covid-19 suelen aparecer unos cuatro contactos estrechos que deben reaccionar rápido, porque uno de cada cinco contactos se habrá contagiado de covid-19. Pero con la puesta en marcha de las escuelas, la cosa cambia un poco. Los contactos estrechos pasan a ser toda la clase, de ahí que se aumente el número de rastreadores y que se pida a el compromiso de padres y familiares.

Según la media, en Barcelona y el Área Metropolitana aparecerá un positivo por cada 1.200 o 1.400 alumnos. Aun así, la escuela es un lugar seguro. Aunque aparezcan casos y haya que intervenir, si se sigue correctamente el protocolo las afectaciones serán las mínimas. La noticia no es que una escuela cierre, sino que la gran mayoría seguirán abiertas. Y las que cierren, lo harán durante unos días, y luego volverán a abrir. No será fácil pero con la colaboración de todas las partes el curso podrá proseguir. El espectáculo debe continuar para garantizar la igualdad de oportunidades en todos los barrios de Barcelona y el Área Metropolitana.