Los productores de carxofa Prat podrán beneficiarse de la iniciativa de la Generalitat.

Carambola a tres bandas. La Generalitat comprará cuatro millones de productos frescos de agricultores y ganaderos locales que han visto como se reducía su negocio por culpa de la pandemia. Así evitará que los productos se echen a perder. Y para rematar la jugada, los entregará a la Fundació Banc dels Aliments para que los distribuya entre familias vulnerables.

Durante el estado de alarma muchos productores locales se han puesto las pilas y han comenzado a vender directamente a los compradores. Sin embargo, eso no compensa las numerosas pérdidas por culpa del cierre de restaurantes y hoteles. Para echarles una mano la Generalitat ha aprobado la compra de todos esos productos frescos. Dándolos al banco de alimentos estos productos, que hubieran ido a parar a la basura, acabarán en buenas manos, las de los usuarios del banco, que son familias necesitadas que acuden a él para conseguir alimentos básicos.

La iniciativa durará dos meses y pueden participar en ella productores de toda Catalunya. Sin duda, también colaborarán productores del Parc Agrari del Baix Llobregat, que se han perdido el festival Escarxofa & Jazz del Prat o la Fira de l’Espàrrec de Gavà, por ejemplo.