Las playas del Àrea Metropolitana son uno de los espacios públicos más visitados

Las playas de nuestros municipios reciben, de media unos 10 millones de usuarios cada año. Pero, para no morir de éxito, es vital lograr un equilibrio entre ocio y respeto. Para empezar, la cohesión entre playas y núcleos urbanos es imprescindible, y eso se consigue conectando los espacios abiertos con el tejido urbano mediante paseos marítimos. Por otro lado, el gran reto es combatir la regresión de las playas. Para ello se estudia la construcción de barreras sumergidas, aunque la creación de dunas y la plantación de vegetación autóctona también contribuyen a lograr el objetivo.

Barreras sumergidas
En Gavà y Viladecans se está desarrollando un anteproyecto para la estabilización de las playas y evitar así la erosión. También se estudia la construcción de barreras sumergidas para proteger el litoral.

Paseos marítimos
Está en marcha un proyecto para cofinanciar la construcción de los últimos tramos marítimos pendientes. Por ejemplo, en la playa de los Pescadors, en Badalona; la Murtra y La Pineda, en Viladecans; o la del Nord, en Gavà.

Dunas y plantas
Una de las medidas ambientales más importantes de los últimos años es la creación y mantenimiento de los sistemas dunares, que han servido para crear 105.000 m2 de dunas y plantas.

Megafonía en 5G
Esta temporada las playas de Gavà estrenan una nueva megafonía inteligente que es apta para dar cobertura 5G en un ámbito de 1.700 m. de longitud. Permitirá dar avisos de seguridad y ofrecer información a los usuarios

 

Cada año la Autoritat Metropolitana de Barcelona invierte 4 millones de euros
en el mantenimiento y la mejora de las playas