Ricard Llatge. payaso y fundador de la compañía Més Tumàcat

Ricard Llatge es un payaso de vocación convencido de que el mundo puede cambiarse desde abajo. Para eso montó la compañía Més Tumàcat. Él y sus compañeros, Frederic Bachs i Shasta Daisy Produccions, han difundido un divertido videoclip ideal para las escuelas: un hip hop contra el bullying, y contra la guerra. Ha viajado por el mundo, con los Payasos sin Fronteras, pero siempre vuelve a La Prosperitat.

 ¿De dónde surgió la idea del video?
Representábamos este hip hop en los teatros y se nos ocurrió que podíamos hacer un videoclip muy chulo.

Y educativo. Porque lleva un mensaje muy potente contra el bullying.
Nuestro trabajo no sólo es divertir, también sirve para comunicar. Nuestros espectáculos siempre tienen un motivo detrás. 

El hip hop es una buena manera de llegar a los jóvenes.
Sí, hay una franja de edad que es muy preocupante. Hay muchas actividades para niños pequeños, pero a partir de los diez o doce, cuando son preadolescentes, no hay oferta para ellos que no sea deportiva.

De hecho, muchos de sus referentes culturales son para adultos.
Sí, sí. Siguen a youtubers, juegan a videojuegos violentos…. Por eso creo que todos los sectores implicados en la cultura y la educación tenemos debemos crear contenidos adecuados. Cosas que les hagan reír, pero con trasfondo. No sólo ji ji, ja ja.

 Grabasteis el video en tu instituto, el Galileo Galilei.
Sí, allí es donde hacía ver que estudiaba… Como dice un buen amigo, Pep Callau, nosotros somos fracasos escolares venidos a más.

 ¡Muy bueno!
Muchos de los que se dedican al sector cultural no han encontrado lo que necesitaban en la escuela. Te dicen que vayas a centros privados. O que te apuntes al Institut del Teatre. Éramos los raros de la escuela. Nuestra motivación eran los Juegos Florales, o la fiesta de fin de curso.

¿Viviste de cerca el bullying?
Lo he vivido de los dos lados. Porqué yo, para que me dejaran de hacer bullying comencé a hacerlo a otros. Y pienso que eso pasa a menudo. Muchos chavales lo hacen para sentirse más respetados. Para que no me lo hagan a mí, lo hago yo. Si yo soy más chungo no se meterán conmigo. 

En La Prosperitat estáis celebrando el centenario.
Sí, hace cien años que nos lamamos así y se está recopilando mucho material histórico. ¿Sabes una cosa? Este es uno de los barrios más caros de Nou Barris. Y eso es porque hay un tejido asociativo tan bestia que la gente no quiere marcharse. Hay tantas actividades aquí que los jóvenes piensan: ¿Cómo me voy a ir a otro barrio?