Noemí Barjola, de Modelo Body Positive

Noemí Barjola es una de las caras visibles del Body Positive en Catalunya, un movimiento que reivindica los cuerpos y las mujeres normales, sin photoshop. Hace poco se reunieron en la playa y se desnudaron, precisamente para mostrar que están orgullosas de sí mismas y para denunciar que están hartas de tantos prejuicios.

¿Qué es el body positive?
Es un movimiento que pretende la aceptación de todo tipo de cuerpos. Da igual como estés. Queremos mostrar que no todo el mundo es como los que salen en la tele o en las revistas.

No somos tan perfectos.
Esas perfecciones están hechas con Photoshop. No son reales. La realidad es que un día estás delgado y otro gordo. Tu cuerpo cambia según lo que te pase en la vida. A veces una enfermedad cambia de repente lo que para ti era normal. Todo esto es el body positive, que es muy amplio. No sólo es cosa de gordos.

No va sólo de tallas sino de cuerpos.
Tengas el cuerpo que tengas lo has de aceptar. Y has de sentirte orgulloso. Hay gente que tiene trastornos alimentarios. O una discapacidad. Hay personas que se quedan alopécicas después de un cáncer. O que lo son desde jóvenes. Aceptar todo eso es quererte a ti mismo.

Pero hay que aprender a hacerlo.
No es algo que veamos a menudo. No. Cuando una persona se sale del canon la estigmatizan. Le dicen que no puede hacer según qué cosas. Entonces acabas pensando que tienes un problema. Pero el problema lo tiene la sociedad, que no ve más allá de una fachada. Cada uno debe quererse a sí mismo en cada momento. Porque hoy estás de una manera y mañana estarás de otra.

¿La presión ha aumentado desde que existen las redes sociales?
Sí porque detrás de una pantalla son muy valientes. Todo el mundo es médico, nutricionista,
de todo. Y así es muy fácil, y gratuito, atacar a la gente por su aspecto. Sólo ven que estás gordo y que eres un problema. Pero no se preguntan si es por algún motivo, como un tratamiento médico.

¿Por qué os habéis desnudado?
Es algo simbólico. Lo hemos hecho para quitarnos los prejuicios de la gente. Organizamos actos así de vez en cuando, muy diversos. Hay muchas historias muy bonitas, de superación, gente que ha tenido que superar un cáncer y ha de aceptar su nueva condición, personas que han superado un problema de anorexia y ahora tienen que oír que estaban mejor cuando estaban delgadas. También acuden hombres. Hay pocos, pero ellos también lo sufren.

¿Han mejorado las cosas?
Sí, de hecho hace tiempo que en algunas pasarelas ya se ve más diversidad de tallas y de cuerpos, aunque sea una moda Falta mucho, pero todo suma para que la gente entienda que la realidad no es una talla 34.