Mireia Picazo encuentra el talento de los más jóvenes.

Mireia Picazo ha pasado por muchos centros de barrios diferentes para pulir el método de aprendizaje que ahora aplica en su centro, L’Estel dels Talents. Se trata de acompañar a los alumnos y sus familias. Esa la mejor manera de aprender y reforzar su autoestima.

¿Por qué L’Estel dels Talents?
Nuestra creencia o filosofía es que todo el mundo puede brillar por algo, y que todas las personas tienen su talento interior. Nuestro trabajo es ayudarles a descubrirlo.

¿Y cómo se consigue?
Pues, para empezar, ofreciendo una atención muy personalizada, tanto a los alumnos como a sus familias. Trabajamos con grupos de cinco o seis alumnos, desde infantil hasta secundaria, unas dos o tres veces por semana. Todo eso nos permite ver qué necesita cada uno.

¿Qué necesidades son esas?
Hay alumnos que ni siquiera tienen un problema de dificultad de aprendizaje sino dificultades para organizarse, por ejemplo. La gran mayoría tienen baja autoestima y no cuentan con la ayuda que necesitan de sus familias

¿Por qué no?
No es por falta de ganas ni de capacidad. Tienen que trabajar tantísimas horas que no les pueden dedicar el tiempo que les gustaría. Además, muchas veces se sienten muy distantes de la escuela. No por causa de los profesores, sino por el sistema educativo. Es imposible que un maestro pueda atender las necesidades de los 30 alumnos de un aula.

Claro, no todo el mundo aprende al mismo ritmo.
En los alumnos de ciclo inicial, a veces, detectamos niños que no son lo bastante maduros para aprender a leer. Entonces descubrimos en qué momento se encuentran del proceso de lectoescriptura e intentamos darles la base que necesitan para que alcance el nivel de los demás. A menudo es una cuestión de método de aprendizaje

¿Y cómo les enseñamos?
Trabajamos con material propio que combina pedagogía activa y tradicional. Nos hemos dado cuenta de que algunos alumnos aprenden mejor con el ma, me, mi, mo, mu que con otro método. La mejor manera de explicar las cosas es como el niño las entiende.

¿Por qué elegiste l’Hospitalet?
Elegí un barrio que conozco bien desde que era pequeñita, entre l’Hospitalet y Esplugues, donde crecí y empecé a dar clases particulares. Hay muchas familias de clase media trabajadora y bastantes familias latinas. El nuestro es un centro privado con cuotas mensuales, pero asequibles. Somos conscientes de donde estamos. Y del trabajo que queremos hacer.