Guille Ogayar estrena nuevo single, Tus Manías

Guille Ogayar es un joven talento de Santa Coloma que se está abriendo camino en el panorama musical. Le acompaña su inseparable guitarra, y su no menos inseparable amigo, productor y crítico favorito. Acaba de estrenar su segundo single, Tus manías. Y vale la pena escucharlo. Y leerlo.

A los catorce años pides una guitarra. Y ahí se lía todo, ¿no?
Sí, todo empieza con una necesidad imperiosa de querer explicar cosas con un idioma distinto: la música. Empieza así, con una guitarra y un montón de ganas de contar mis historias.

¿Y dónde aprendiste a tocarla?
Aprendí por mi cuenta. Tuve un profesor, pero me dejó, porque no estudiaba. No perdió el tiempo conmigo…

 ¿Qué queda de aquellas canciones?
El mundo va muy rápido y hay que actualizarse. Hay escritos que guardo con un montón de cariño. Pero pocos.

Presentas nuevo single. Y has estado de gira con Antonio Orozco.
Sí, hemos ido con Antonio, desde el verano pasado. Primero de telonero y luego de artista invitado. Ha sido una experiencia buenísima. He crecido todo lo que he podido con él. Y sigo aprendiendo a día de hoy.

 ¿Cómo se hace sitio un cantante en un entorno tan competitivo?
No entiendo muy bien la palabra competitividad. No debería haber de eso. Sí que es verdad que esto es una carrera, y todo el mundo quiere llegar. Pero yo diría que ya he conseguido mi premio. Poder levantarme sabiendo que me gusta lo que hago cada día. Porque parece que hay que pedir permiso, a veces. Y la música es el primer sector donde no hay que pedir permiso. Hay que pegar una patada al muro y hacer lo que te dé la gana.

Es más duro de lo que parece.
Es un trabajo duro de diario. Yo tengo un pánico enorme a que el público piense que no estoy a la altura. Para que eso no pase tiene que haber un trabajo enorme detrás.

¿Quién es la primera persona que escucha tus canciones?
Jordi Culell. Un amigo muy crítico. Y, por suerte, es mi productor. Si algo está mal, sé qué me lo dirá. Y si está bien, también, pero más comedido.

Hay que tener amigos críticos.
Exacto. Si es una crítica constructiva para mí es genial. Que te regalen los oídos no sirve de nada.

Dinos algo bonito de Santa Coloma de Gramenet.
Pues, te podría decir muchísimas cosas. Pero yo destacaría la gente, el ambiente que hay, la cultura de bares musicales… Ahora quedan menos, pero siguen resistiendo y apostando por la música en directo.