Ezequiel Naya, fundador de Lata Peinada

Ezequiel, Paula, Sofía y Juan tienen muchas cosas en común. Pero la principal es Lata Peinada, una librería especializada en literatura latinoamericana que han abierto hace pocos meses en Barcelona (Verge, 10). Y no es sólo la primera, quizás de Europa, también aspira a convertirse en un espacio de referencia para la comunidad latinoamericana.

 ¿Por qué una librería especializada en literatura latinoamericana?
Porque la dominamos un poco, claro. Pero, además, vimos que no había en Catalunya, ni en el resto de Europa, una librería especializada solamente en literatura latinoamericana.

¿Y por qué en Barcelona?
Yo viví aquí un año y medio. Vine a hacer un master en creación literaria en la Pompeu Fabra. Paula también estudió aquí, hace tiempo. Nos gusta tanto Barcelona que siempre estábamos buscando una excusa para volver. Por eso quisimos que fuera acá.

También hay un vínculo histórico.
Sí, hay una gran relación entre esta ciudad y la literatura latinoamericana desde el boom de las ediciones que se hacían de García Márquez o Vargas Llosa. Creo que en relación a Europa el máximo vínculo siempre fue con Barcelona.

Tengo entendido que es algo más que una librería.
Sí, también es un espacio de reunión de la comunidad latinomaericana en Barcelona y en Europa. Hacemos presentaciones de libros, organizamos talleres de narradores…

No todo es vender libros.
Sí, y es algo que en Buenos Aires pasa mucho. Las librerías siempre funcionan así. Algunas incluso son a la vez cafeterías o restaurantes.

En las estanterías he visto muchos autores que no conocía.
Esa es la idea. Cortázar, Borges o García Marquez tienen que estar, pero también queremos descubrir escritores que hayan quedado fuera del canon literario. Y lo más curioso es que esos libros, los que son nuevos aquí, son los más vendidos. Por ejemplo, Lata Peinada.

Sí, eso te quería preguntar. ¿De dónde viene el nombre?
Es un homenaje a una novela de un escritor argentino, Ricardo Zelarayán. Hasta ahora es nuestro libro más vendido. Es muy bueno. Una novela muy rara. Como era su autor.

Supongo que tira mucho la literatura argentina, ¿no?
Bueno, todos los que estamos en esto somos argentinos. Pero tratamos de bajar un poco la argentinidad, por decirlo de alguna manera. Hace poco trajimos muchos libros de Colombia, Chile y México. Pedimos a los amigos que busquen libros cuando viajan. Y nosotros buscamos incluso en las casas, en las bibliotecas de la gente.