Las escuelas para adultos son una segunda
oportunidad

Las escuelas para adultos son un buen lugar para empezar de nuevo.Así, 33.000 personas han encontrado una segunda oportunidad en los últimos 25 años, en los dos centros de formación de adultos (CFA Singuerlín y CFA Fondo).

La oferta formativa es amplia. Uno puede iniciarse en alguna de las dos lenguas oficiales, o apuntarse a cursos avanzados. También puede completar los estudios escolares o adquirir conocimientos en competencias como inglés o informática. Además, la escuela es muy útil para los que desean reengancharse a la universidad o a la formación profesional.

Para preinscribirse hay que tener 18 años como mínimo, aunque en circunstancias excepcionales se aceptan a jóvenes de 16 años. La formación es presencial y el alumnado cuenta con asesoramiento, orientación y elaboración de itinerarios personalizados. Dehecho, suele pasar que los estudiantes llegan por un curso y se van animando cada vez más.