Las trabajadoras de del servicio de atención domiciliaria tendrán mejores condiciones. - Foto: Ajuntament El Prat.

Las trabajadoras del servicio de atención domiciliaria tendrán mejores condiciones. – Foto: Ajuntament El Prat.

El Prat es una de las primeras ciudades de Catalunya donde el servicio de ayuda a domicilio sale del mercado lucrativo y pasa a ser público. Se trata de un auténtico hito que no tiene nada que ver con expropiaciones o nacionalizaciones sino con la efectividad del servicio: la entidad pública que lo gestionará a partir del 15 de marzo garantiza mejoras en la calidad de atención.

El cambio también asegura cambios en la situación laboral del personal, básicamente mujeres. Y esto es especialmente importante porque la mayoría llevaba denunciando desde hace mucho tiempo las condiciones de precariedad que ofrecen las empresas privadas del sector.

El nuevo modelo permite, además, un servicio personalizado que priorizará al máximo la autonomía de los usuarios, así como sus relaciones y vínculos afectivos con su entorno. Para ajustar el servicio a las necesidades de cada persona se ha estructurado en equipos de intervención que actuarán en las zonas de proximidad definidas: Marina, Sant Cosme, Centre y Ribera Baixa. Siempre serán los mismos profesionales, cosa que les permitirá conocer mejor a los usuarios y responder mejor a sus necesidades.