Viviendas cooperativas para que las personas ancianas puedan vivir con calidad de vida

Tanto da si es la crisis o la burbuja inmobiliaria. La cuestión es que los más perjudicados por falta de vivienda asequible son siempre los mismos: los jóvenes y los mayores. No queda más remedio que innovar, inventar algo nuevo. Y eso es lo que ha hecho la Cooperativa Obrera de Viviendas de El Prat de Llobregat: adaptar el novedoso concepto de cohousing a las necesidades de las personas mayores de la ciudad.

Su intención es impulsar un barrio entero de cohousing, una manera de compartir espacios y servicios. Los mayores podrán conseguir la cesión de pisos con prestaciones compartidas. Por ejemplo, los bajos de los edificios se transforman en espacios comunes, como salas de estar o comedores. Así los mayores pueden vivir como en una residencia, pero sin perder su autonomía e intimidad. Se trata de un invento muy interesante que puede funcionar si los ayuntamientos se comprometen a echar una mano.