Adrià acaba de inaugurar la reconversión del Bulli en laboratorio gastronómico.

Desde mediados de enero ya está en marcha el nuevo y esperado proyecto de Ferran Adrià: elBulli1846. El cocinero no se ha alejado de los fogones, únicamente ha cambiado el enfoque de su negocio. Ahora ya no prepara platos de comida, pero sigue en el ajo investigando sobre gastronomía y educación. elBulli1846 es un laboratorio que podrá recibir hasta 500 visitas diarias, cuando funcione a pleno rendimiento. Sin duda, será visita obligada de las escuelas de hostelería y restauración. El siguiente objetivo tendrá mucho que ver con su tierra, el museo archivo del que fue durante muchos años el mejor restaurante del mundo, el Bulli, que ocupará 8.000 m2 de su querido Hospitalet.