Una nueva ley para reducir el impacto del consumo de tabaco

La Generalitat está ultimando una nueva ley de adicciones para adaptar la legislación a los nuevos tiempos y a las nuevas formas de consumir tabaco. Se trata de un gran reto para la sociedad, y de una oportunidad para los que estén pensando en dejar el vicio. Para empezar, la nueva ley equiparará la regulación de los nuevos dispositivos que han surgido los últimos años, como los cigarrillos electrónicos, a la de los productos convencionales del tabaco. Esto se aplicará tanto en la prohibición de su uso en determinados lugares como las limitaciones a la publicidad.

La nueva normativa también ampliará la prohibición de fumar a instalaciones deportivas al aire libre, al exterior de las paradas de transporte público e incluso en los vehículos privados. Además, se extiende a cinco metros el perímetro de prohibición en los centros sanitarios de enseñanza y dependencias de la Administración.

OTRAS ADICCIONES
La persecución no sólo afectará al tabaco, también se amplía para otras adicciones, como las drogas, el alcohol o incluso las nuevas tecnologías. Antes de que entre en vigor la ley se pondrán en marcha campañas de sensibilización dirigidas especialmente a los jóvenes. El objetivo es que sean conscientes de los peligros que se esconden detrás de algunas sustancias, o de algunos hábitos. Además, las medidas beneficiarán a los perjudicados indirectamente por las adicciones.