Renovarán los convoyes de la línea 4 de metro.

Poco a poco Transports Metropolitans de Barcelona va renovando sus instalaciones. De momento, ya ha enviado al taller el primer tren de la línea 4 de metro, la amarilla. Otras doce unidades pasarán también por allí para modernizarse y ofrecer mejor servicio a los usuarios. El proceso será lento, unos 2 o 3 cada año, pero seguro. Los trabajos de reforma se han programado de manera que no afecten a la prestación del servicio diario. Reformar trenes que pasen de los 20 años de antigüedad es una práctica habitual en la gestión del metro.