Diez escuelas de la ciudad promueven el trabajo cooperativo

En la escuela el reto ya no es sólo sacar buenas notas. Los centros educativos tratan de adaptarse a los cambios sociales y promueven entre los alumnos las matemáticas, la lengua, la tecnología. Pero también la capacidad para emprender nuevos proyectos. Y venderlos.

Con este objetivo un total de 521 alumnos de primaria y secundaria de diez escuelas de l’Hospitalet de Llobregat han salido a vender sus productos en los mercados de Santa Eulàlia y Bellvitge.

Son productos creados y desarrollados por ellos mismos en el marco de un gran proyecto que promueve las cooperativas como una opción laboral muy interesante para los profesionales.

Más allá de las ventas que consiga cada uno lo importante es aprender que el trabajo del futuro pasa por la tecnología, pero también por nuevas formas de organización laboral, como la cooperativa.

Actualmente la ciudad ya cuenta con un total de seis proyectos de estas características. Y todos ellos colaboran activamente en la educación de los alumnos