La llamada vacuna de Oxford es una de las cuatro que encabezan la carrera contra el covid-19. Foto: REUTERS - Dado Ruvic

La vacuna de Oxford es una de las cuatro que encabezan la carrera. Foto: REUTERS – Dado Ruvic

Hace pocas semanas descubríamos que dos vacunas contra el covid-19 estaban en fase de verificación, paso imprescindible para poder distribuirlas en todo el mundo.  Pfizer y AstraZeneca fueron las primeras en darse a conocer públicamente. Pero no son las únicas. En los últimos días hemos sabido de otras dos vacunas con muy buenos resultados: la rusa Sputnik y la de Moderna. Más allá de filias o de fobias, cuantas más dosis haya disponibles, más garantías de que todo el mundo podrá vacunarse.

LA DE OXFORD

Se conoce como la de Oxford por la participación de investigadores de la universidad inglesa, aunque quién la desarrolla es la farmacéutica AstraZeneca. La farmacéutica ha anunciado es segura y efectiva en mayores de 60 años sanos, según los resultados preliminares publicados por la revista científica The Lancet. De hecho, los adultos mayores toleran mejor la vacuna que los jóvenes

Josep Baselga,  director de investigación, anunció que ya están fabricando unidades, para acelerar los plazos en cuanto se obtenga la verificación definitiva. Si todo va bien, garantiza por lo menos 3.000 millones de dosis que podrían empezar a distribuirse en marzo.

Baselga, un médico con una amplia trayectoria internacional en investigación, explicó también a los medios que en estos momentos hay cerca de 175 vacunas en marcha, 35 en fase de ensayo clínico y 10 en la fase final, la de verificación.

LA VACUNA MODERNA

La farmacéutica norteamericana Moderna ha sido la última en aparecer públicamente para reivindicar sus investigaciones. Según sus ensayos clínicos a gran escala la vacuna ha demostrado una eficacia del 94,5% y protege a la mayoría de casos después de la segunda dosis. No han detectado ningún problema de seguridad significativo así que la empresa confía en poder comercializar la vacuna en cuanto acaben las pruebas en humanos.

LA VACUNA RUSA

Sputnik V fue la primera en aparecer en el mercado, aunque la desconfianza hacia Rusia la dejó en segundo plano mediático. Sin embargo, sus resultados arrojan una eficacia del 92%  y actualmente unos 40.000 voluntarios están participando en un estudio clave. La llamada vacuna rusa es, de hecho, la pionera, la primera vacuna registrada contra la covid-19.

LA MÁS RENTABLE

Las farmacéuticas Pfizer y Biontech anunciaron hace pocas semanas que su vacuna se haya en la recta final y que, de momento, garantiza una eficacia del 90% en los ensayos clínicos realizados a gran escala.

Fueron las primeras en hacer públicos los datos y las acciones en bolsa de Pfizer subieron como la espuma. tanto que el jefe de la farmacéutica decidió aprovechar la ocasión para vender un paquete de acciones y ganarse un dinerito.

Aun así, esta vacuna se mantiene como una de las favoritas, por la reputación comercial de la empresa, y muy pronto solicitará la autorización a las autoridades reguladoras para poder comercializara de forma urgente. Tan pronto como acaben los ensayos y se confirme el proceso de verificación.

La carrera por encontrar una vacuna es un buen síntoma y nos proporciona un horizonte hacia el fin de la pandemia. Sin embargo, por muy rápido que avance la ciencia, este invierno continuarán las medidas extraordinarias necesarias para mantener a raya los contagios y no saturar los centros sanitarios.