Este año los docentes también deberán vacunarse contra la gripe. - Foto: Gemma Tubert ACN

Este año los docentes también deberán vacunarse contra la gripe. – Foto: Gemma Tubert ACN

La campaña de gripe es una amenaza extra en tiempos de pandemia. No sólo hay peligro de colapsar los Centros de Atención Primaria y hospitales, sino que la combinación de gripe y coronavirus podría ser todavía peor. Por eso la campaña de vacunación contra la gripe empieza con más fuerza que nunca.

Así, la Generalitat ha habilitado 635 nuevos espacios donde vacunar a los pacientes. Se trata de centros cívicos, bibliotecas o pabellones deportivos, que se adecuarán para recibir a los grupos de riesgo. De esta manera se acelera el proceso de vacunación y, a la vez, se libera de presión a los CAP, que ya deben hacer horas extra para atender los daños del covid-19.

Este año vacunarse contra la gripe es más vital que nunca, porque la vacuna funciona, y reduce la hospitalización y mortalidad en personas con riesgo de sufrir una enfermedad grave.

En la lista de vacunas prioritarias están el 75% de los mayores de 60 años, los profesionales sanitarios, la mayoría de las mujeres embarazadas e incluso los cuidadores de personas en grupos de riesgo. Este año se añaden a este selecto grupo los docentes.