El mayor plan de transformación del Área Metropolitana, el de las Tres Chimeneas sigue adelante.

El Barcelonès Nord no quiere quedarse atrás. A la vista del crecimiento de l’Hospitalet y el Baix Llobregat los alcaldes de Badalona, Santa Coloma de Gramenet y Sant Adrià de Besòs han decidido formar una alianza para garantizar el futuro de los proyectos vinculados a la región.

Los municipios reclaman más recursos, pero, sobre todo, un ente que vertebre todos los grandes proyectos de cambio. Si bien el Consorci del Besòs cumple una función primordial, su ámbito es urbanístico. Y no va más allá. El deseo sería rehacer el antiguo Consell Comarcal, que desapareció en 2019, o crear una entidad similar.

El área del Besòs se encuentra en plena fase de cambio, con la transformación del entorno de las Tres Chimeneas, el impulso de los campus universitarios  o la puesta en marcha del Espai de recursos per a dones (CIBA). Pero, para hacerlo posible, hace falta dinero, como el de los fondos europeos Next Generation. Y para alcanzarlos hace falta coordinar las necesidades y esfuerzos de todos los agentes del Barcelonès Nord.

El plan de los alcaldes pasa por:

  • Activar un plan de choque contra la vulnerabilidad social.
  • Focalizar recursos para transformar las Tres Chimeneas.
  • Potenciar y diversificar la actividad de las zonas industriales.
  • Impulsar CIBA y Grameimpuls.
  • Apoyar los programas de especialización de los campus Besòs, Torribera y Germans Trias, con el fin de atraer inversiones y empresas.