Municipios y administraciones públicas catalanas se unen para mejorar la calidad del agua del río Besòs.

El Besòs va a ser uno de los motores de la transformación de Barcelona.

Más allá de los efectos directos de la pandemia sobre los puestos de trabajo es evidente que se avecinan grandes cambios en la economía. Harán falta nuevos proyectos, nuevas empresas y nuevos trabajadores, o un buen reciclado de los actuales. Por eso Barcelona ha puesto en marcha un plan compuesto de 20 proyectos que han de transformar el modelo económico de la ciudad.

Las nuevas iniciativas se concentrarán en puntos estratégicos como el centro, la Zona Franca, el [email protected] o el eje Besòs, donde se pondrán en marcha proyectos mixtos, combinando más espacio para empresas, movilidad sostenible y construcción de viviendas asequibles.

Algunos de los proyectos previstos son:

  • Atraer proyectos especializados en economía verda y economías creativas en la Fira de Barcelona.
  • Utilizar el histórico edificio de Correos en Via Laietana para atraer inversiones al centro de la ciudad.
  • Ubicar una incubadora de industrias creativas en Palo Alto, en el [email protected]
  • Potenciar la transformación urbana del Besòs.

El ayuntamiento calcula que la puesta en marcha de estas iniciativas podría crear en torno a 10.000 nuevos puestos de trabajo durante los próximos diez años.

No cabe duda que el comercio va a ser una de las grandes opciones de futuro porque actualmente hay más de 5.000 bajos comerciales sin actividad, cerca de 1,5 millones de metros cuadrados disponibles.