Berta Llovet  Estudiante de marketing y publicidad, y modelo curvy

Berta Llovet Estudiante de marketing y publicidad, y modelo curvy

La joven Berta Llovet es la candidata de Barcelona y el Àrea Metropolitana al concurso Curvy Fashion Model, que ofrece un primer contrato para las ganadoras. La principal condición es desafiar las estupidas normas que siguen rigiendo el mundo de la moda. ¿Quién dice que la talla 34 es el límite para ser modelo profesional?   

Eres una de las finalistas del Curvy Fashion Model ¿Cómo empezó toda esta historia?
Todo empezó porque la hermana de una amiga se enteró a través de las redes sociales que había una nueva edición del Curvy Fashion Model y eso me motivó a presentarme. Y aquí estoy.

Pero ya te gustaba el mundillo de la moda, ¿no?
Sí, sí, las pasarelas, posar para las cámaras… Es algo que siempre me ha gustado.

¿En algún momento te habías planteado hacer carrera como modelo de pasarela?
En un principio no tenía esta idea, la verdad, porque actualmente estoy estudiando marketing, publicidad y relaciones públicas. Pero sí que quería hacer algo relacionado con la moda. Pensaba, quizás, en montar una agencia de eventos de moda. Algo así. Aunque bueno, no sé. Quizás acabe siendo modelo curvy profesional, al final.

¿Te gustaría?
Sí, pero como un algo más, a parte de mis estudios.

¿Crees que ahora hay más oportunidades para mujeres que no tienen las tallas perfectas?
Sí, creo que concursos como este están ayudando. Y está bien, porque muchas pasarelas no van más allá de la talla 34. Y hay mujeres que sueñan con ser modelo, pero no pueden. Por una talla.

Se habla mucho del movimiento curvy pero, ¿ha cambiado algo algo en las tiendas?
Sí. De hecho, en pasarelas comienzan a verse modelos con tallas más grandes de la 34. Como Ashley Graham, que incluso desfiló embarazada. El mundo está empezando a abrir los ojos. La belleza y la talla no van de la mano, son cosas diferentes.

A veces ni siquiera tienen nada que ver, una con otra.
Exacto. Es así.

¿Hay que denunciar a algunas marcas?
A muchas. Algunas se han puesto las pilas pero otras todavía tienen una mentalidad muy contraria al curvy.

¿Cómo se entrena para una final de pasarela?
Bueno, un día antes hay que probarse la ropa. Y ya está. El resto es dejarte llevar y ser tú misma.