Muchas escuelas están haciendo un esfuerzo por promover vocaciones científicas. Esto es algo especialmente importante, sobre todo para las chicas. Los datos muestran que, ya en educación primaria, las niñas cierran la puerta a determinados caminos profesionales.

Por eso es tan importante incidir en ese momento y convencerlas de que pueden ser tan buenas profesionales como los mejores. Y por eso es tan importante que surjan entidades como las Young II Girls, una asociación sin ánimo de lucro que agrupa a mujeres de ciencias y que tienen como objetivo inspirar vocaciones tecnológicas entre las chicas y los jóvenes en general.

No se trata de forzar a nadie sino de motivar el interés por las carreras de ciencia y evitar que los estereotipos y los prejuicios hagan mella en las niñas antes de que puedan decidir por su cuenta.

La asociación, además de motivar, pone en contacto a mujeres que trabajan en este campo y pueden ayudarse mutuamente, y ayudar a las causa de las chicas.